Conforme a lo establecido por la Disposición adicional tercera del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, se suspenden, con carácter general, los términos y se interrumpen los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público. Esta regla, no será de aplicación a los procedimientos administrativos en lo que atañe a los plazos tributarios, sujetos a normativa especial y a los plazos para la presentación de declaraciones y autoliquidaciones tributarias. No obstante lo anterior, se podrá acordar motivadamente la continuación de procedimientos para evitar perjuicios graves en los derechos e intereses del interesado y los referidos a situaciones estrechamente vinculadas a los hechos justificativos del estado de alarma, o que sean indispensables para la protección del interés general o para el funcionamiento básico de los servicios. El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en que pierda vigencia el presente real decreto o, en su caso, las prórrogas del mismo.